De la informalidad en la venta de comidas rápidas a la microempresa de alimentos procesados

febrero 5, 2016
Alimentosmamatita

Son innumerables los emprendedores que cada año deciden arriesgarse y establecer un negocio por su cuenta. Igualmente, cada año muchos de ellos naufragan en su intento. De acuerdo al Departamento Nacional de Planeación, la informalidad empresarial en Colombia en el periodo 2005-2010 ha estado en promedio en 55%, sin reducciones sustanciales, limitando el crecimiento económico, la productividad y la competitividad de la economía colombiana y solo el 5% logra superar las barreras del mercado.

Hace 5 años debido a la necesidad de agregarle a sus tacos, burritos, arepas rellenas y pizzas un ingrediente con un sabor diferenciado, Don Francisco decide ensayar durante 6 meses un producto comestible, logrando un excelente estándar de características organolépticas de sabor, color y consistencia, conocido hoy como el Chicharrón Mamatita. Con este ingrediente logra posicionar el punto de comidas rápidas, ubicado en la puerta de su vivienda.

Consciente de que el chicharrón de cerdo es un plato típico colombiano especialmente de la región andina, entre otras Antioquia y el Viejo Caldas y que forma parte indispensable de nuestra famosa e inigualable “Bandeja Paisa”, Don Francisco se propone vender su producto con “etiqueta blanca”, acertada determinación que lo llevó de inmediato a escalar la comercialización del producto a nivel de Hoteles, restaurantes y ventas de comidas rápidas en la ciudad de Medellín.

Sin embargo, según lo afirma Don Francisco, es a partir de su primera participación en el año 2011 en la Rueda de Negocios de Compre Colombiano, lidera por Propais y el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, en donde “Alimentos Mamatita” logra abrir nuevos mercados y hacer contacto con clientes más representativos. Los resultados fueron evidentes: mayor demanda de sus productos, consolidación de mercados existentes y promisorios nuevos mercados a partir de los contactos y convenios con importantes distribuidores.

Actualmente “Alimentos Mamatita” cuenta con una planta de producción debidamente formalizada con registro INVIMA, código de barras y cumple con todos los estándares de calidad y producción, con las que elabora cinco variedades de chicharrones, con sabores a limón, picantes, americanos, para cazuelas y naturales. Los indicadores de producción y financieros muestran que pasó de producir y vender 40 a 240 kilos/ mes, con un incremento de ingresos de 1 millón a 7 millones mensuales aproximadamente.

Los chicharrones Mamatita, se han convertido hoy, después de media década, en un preciado manjar de la gastronomía colombiana, consolidando una apuesta empresarial con oportunidades de negocio y expansión en el mercado de los alimentos.

Deja un comentario

Socios

Última actualización: julio 15, 2016

Copyright © Propaís 2007 - 2019

-