Comprar Colombiano: ¿proteccionismo o desarrollo empresarial?

enero 13, 2016
Comprar Colombiano: ¿proteccionismo o desarrollo empresarial?

Por: María Lucía Castrillón Simmonds, gerente de Propaís.

En el 2014 Colombia importó productos por cerca de 64.000 millones de dólares. Un estudio realizado por PROPAIS estima que aproximadamente el 22% del valor de estas importaciones (14 mil millones de dólares), tienen el potencial de ser reemplazadas por productos manufacturados en Colombia: productos como neveras, carros, alimentos elaborados, vestuario, sólo por poner algunos ejemplos.

Si en el país se puede producir eventualmente el 22% de lo que importamos, ¿por qué no se compran estos productos en Colombia? En resumen, por razones de marca, costo, calidad y porque el país de origen de un producto aún no hace parte de las variables que inciden significativamente en la decisión de compra de los colombianos.

En este contexto, se hace necesario promover un consumo consciente en donde la nacionalidad del producto tenga una incidencia relevante. Es por esto que, Propaís en alianza con el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, lanzó el 31 de julio de 2015, una campaña llamada “Compra Colombiano, Cambiemos la Historia”, donde apuntando a un mensaje emotivo, le mostramos al consumidor cómo apostando por lo local, puede contribuir al desarrollo de miles de empresas que jalonan la economía nacional.

El consumo responsable al que nos referimos no significa en ningún momento laxitud frente a la calidad del producto o servicio, sino a que este proceso racional, debería incluir valores como la solidaridad, la cooperación, y sentimientos de patriotismo. Aun cuando la tendencia del consumo responsable de producto colombiano ha ido aumentando, el desafío para consolidar esta lógica es grande; no solo desde la compra, sino también desde la producción para lograr que el tejido empresarial provea al mercado productos y servicios variados y competitivos en calidad y costo, y con marcas posicionadas.

Invitar a comprar producto colombiano no es una medida proteccionista o contraria al libre comercio. El proteccionismo incluye necesariamente medidas arancelarias o tramites administrativos que actúan como barreras al comercio. Esta campaña dirigida a fomentar el consumo de productos colombianos, no incluye medida alguna en ese sentido. De hecho, la Organización Mundial del Comercio promueve iniciativas que buscan brindarle mayor información al consumidor sobre la procedencia de los productos, la han denominado CoOL (Country of Origin Labelling – Etiqueta de País de Origen-), y ha sido adoptada por países como: Estados Unidos, Bélgica, Canadá, Egipto, Argentina, Chile, Israel, Japón, entre otros.

Que no se entienda mal. Las importaciones no son indeseables. Por el contrario, estas habilitan la productividad. Existen maquinas y materias primas importadas que hacen posible que la industria nacional pueda producir lo que vende en el mercado interno e internacional. También hay bienes y servicios que son importados porque no se producen en Colombia.

El fomento de consumo de producto nacional no pretende el regreso a una economía cerrada. Busca defender lo nuestro cuando los productos y servicios nacionales están mínimo en igualdad de condiciones a un producto importado. ¿Para qué comprar el importado si existe un producto nacional igual de bueno a un precio similar?

Estamos convencidos de que la excesiva protección a la industria conduce a la obsolescencia tecnológica y al atraso empresarial. Las economías que se cierran se estancan, de eso no se trata este llamado. Se trata de ser consientes al comprar y preferir comprar colombiano, cuando lo amerite, para así generar progreso, desarrollo, ¡bienestar para el país!

Nuestro lema es “Cambiemos la historia” y usted también puede ser parte del cambio, comprando colombiano.

Deja un comentario

Socios

Última actualización: agosto 12, 2016

Copyright © Propaís 2007 - 2018

-