Vuelven los “Encuentros Regionales de Economías Propias de los Pueblos Indígenas de Colombia”

Agosto 9, 2017

La cuarta versión del programa cubrirá 58 procesos productivos en 22 departamentos, y a más de 30 pueblos indígenas.

Serán cinco encuentros regionales en los que se promociona el comercio justo, se generan negocios, intercambios culturales y apertura de mercados.

Bogotá, D.C. 10 de agosto de 2017. En la IV versión de los Encuentros Regionales de Economías propias de los Pueblos Indígenas de Colombia Gladys Nacavera, integrante de la asociación Jaipono, un colectivo de más de 20 artesanos del cabildo de Kumaró, en Pereira, será una de las artesanas que a través del grupo artesanal dará a conocer su producto en chaquira representativo de los Embera Chami, etnia a la que pertenece.

Ubicados en el municipio de Coyaima en el Tolima, la comunidad indígena del Pueblo Pijao es generadora de 5 mil empleos directos y alrededor de 3 mil indirectos con la producción de hoja de Cachaco o Topocho, en la cual se envuelve uno de los productos más típicos del país, el tamal, un proceso agroindustrial que dignifica a nuestros indígenas y que hará presencia en los Encuentros.

Aunque ellos dos tienen diferentes creencias, costumbres y lugar de origen, comparten un tema en común: los espacios generados por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo en articulación con Artesanías de Colombia y Propaís, en donde se promueve el fortalecimiento de las economías propias de los pueblos, potenciándolas como alternativa productiva para impulsar la apertura de nuevos mercados.

Desde su inicio, hace tres años, el “Programa de Fortalecimiento Productivo y Empresarial para Pueblos Indígenas en Colombia” desarrolla acciones para robustecer la actividad artesanal y agroindustrial, brinda asistencia técnica a las unidades productivas, acompaña a las unidades empresariales en sus procesos y promueve e impulsa las actividades comerciales con la apertura de nuevos mercados.

Las cuatro fases del proyecto incluyen la socialización de los objetivos y alcances, el reconocimiento del oficio artesanal o práctica agroindustrial, las fortalezas y debilidades del producto, de la organización empresarial y del desempeño comercial; la implementación de los planes de mejora productiva y empresarial, y la activación de los mercados y el acceso a eventos comerciales.

En este último punto se desarrollan los encuentros de Economías Propias de los Pueblos Indígenas de Colombia, cuyo propósito es la promoción del comercio justo, el adelanto de los procesos de visibilidad, la generación de negocios, los intercambios culturales y la apertura de mercados.

Este año tendrán lugar en Cali en agosto, Yopal en septiembre, Cartagena en octubre, Mocoa y Villa de Leyva en noviembre; además de la participación en el marco de Expoartesanías en diciembre en Bogotá, y como en las versiones anteriores, se desarrollarán los componentes de exhibición, Rueda de Negocios y Encuentro de Saberes.

Con el fortalecimiento de las prácticas tradicionales de los pueblos indígenas se recorre un camino hacia la sostenibilidad de sus economías propias y la sustentabilidad de vida en territorio. En 2016 el programa acompaño a 50 procesos productivos localizados en 21 departamentos del país impulsando las preservaciones de las prácticas agroindustriales y artesanales tradicionales propias de los pueblos indígenas.

Los resultados de las actividades de fortalecimiento fueron evidentes en las plataformas comerciales impulsadas por el programa, logrando ventas por más de 800 millones de pesos. Estos eventos permitieron además la integración de diferentes pueblos indígenas que dieron a conocer la diversidad de técnicas, materiales y expresiones simbólicas que caracterizan la multiculturalidad de nuestro país.

Rosmery Uribe, líder indígena del resguardo Gunadule, en el Urabá antioqueño, fue una de las artesanas beneficiadas por el programa el año pasado. Afirma que gracias al proyecto ella y las mujeres de su comunidad han diversificado el uso de las molas atendiendo las necesidades de su mercado objetivo. Con el apoyo en diseño han desarrollado bolsos y carteras que han tenido buena acogida dentro de sus compradores. Gracias al buen desempeño de este grupo artesanal, el programa seguirá fortaleciendo su estrategia comercial este año.

Para José Loaiza, del pueblo Pijao y de la Asociación de Cabildos Indígenas del Tolima – Acit, que vende hoja de cachaco, los Encuentros son importantes porque les permite aprender y comercializar sus productos. “lo que más me ha gustado del Encuentro, además de los talleres y la oportunidad de vender lo que hacemos, es que nos han enseñado que si trabajamos asociadamente nuestros conocimientos culturales, ancestrales y nuestros productos, se conocerán más y serán más acogidos a nivel departamental y nacional”.

Deja un comentario

Socios

Última actualización: Agosto 9, 2017

Copyright © Propaís 2007 - 2015

-